Leeda Vander Veen

El 28 de Octubre, 2016

Mi Desafío Del Consumo

         En los Estados Unidos, 19% de la agua está gastada por tomar duchas. Una ducha de 10 minutos toma 17.2 galones de agua. Y también, muchas personas en los Estados Unidos tienen agua caliente para tomar duchas. Mi desafío del consumo era tomar duchas frías, y también trate de tomar duchas más cortas. Yo siempre tomo duchas muy largas con la agua caliente y gasto mucha agua. En muchas lugares de otras países y también en algunas áreas de los Estados Unidos, personas ni tienen agua limpia para beber, y nosotros lo gastamos tanto. Debemos pensar más en otros, y no en nuestros mismos.

        Yo tomaba duchas frías esa semana porque quería entender cómo sienten las personas que no tienen duchas calientes. Además, muchas personas ni tienen agua limpia para tomar duchas. Esta semana nuestro horno rompió entonces fue muy frío en la casa y no quería tomar una ducha fría. Pero lo hice porque fue muy importante a mi que terminó la semana sin tomar una ducha caliente. También, fue muy difícil en las noches cuando ya tenía mucho frío y no quería tomar una ducha. Eso me ayudó mucho para a ver como sienten otras personas y como viven. Es un poco difícil pensar en cómo sería porque yo solo tenía que hacerlo por una semana, y otros necesitan hacerlo toda su vida. Probablemente algunos ni saben que es una “ducha caliente” porque nunca han usado agua caliente.

         Hacer mi desafío de consumo me impactó un poco porque fue una buena experiencia para mí porque podía ver como viven otros. Yo creo que si todos tomarían duchas más cortas con agua fría, pudiéramos conservar mucha más agua limpia para otros que lo necesitan. Si, todos nos gustamos agua caliente, pero, podemos ayudar muchísimas personas por tomar duchas más cortas. Esa semana conserve mucha más agua y también no estaba en las duchas por un largo tiempo. Fue muy difícil para mí porque no quería tomar una ducha fría pero lo hice. Yo creo que si yo sigo tomando duchas frías, puede impactar a mis hermanos y hermanas y a mis padres. También puede afectar al costo de dinero para la agua caliente. Yo aprendí que muchas personas no tienen agua caliente ni agua limpia para usar, y muchas veces en casa yo me quejo de que no hay agua caliente para usar porque todos lo han usado para sus duchas. Pero yo debo estar feliz que por lo menos tengo agua limpia para usar.  

         Yo creo que talvez cada vez que tomó una ducha caliente voy a pensar en los otras personas que no tienen agua limpia o agua caliente. En el futuro, probablemente no voy a tomar duchas frías muchas veces pero fue una buena experiencia para mí porque podía ver como viven otras personas.  Después de esa desafío, se que importa la agua. Puede ayudar a muchas personas. Si todo el mundo trabajan juntos, podemos hacer una diferencia y cambiar cómo viven otros, y cómo viven nosotros. Ahora voy a pensar en otros cuando tomo una ducha. Mi desafío del consumo me ayudó entender el mundo mejor, y también me ayudo ver cómo viven los personas del mundo. Ellos viven cada día sin  agua caliente, y esa desafío me ayudó entender eso mejor.